Actividad del sector inmobiliario

Anuncio patrocinado por Google AdSense:

La actividad inmobiliaria ha tenido un bajón traslandado a las cuentas de las empresas de tasación de viviendas las bajas en cuanto a trabajo.

casas
Las tasaciones inmobiliarias, obligatorias para todo aquel que desee comprar un inmueble y recomendables para quien quiera vender o vaya a heredar, son imprescindibles a la hora de adquirir una vivienda, ya que del informe que firme el tasador dependerá la cantidad que el banco preste para financiar la compra. La entidad constata así que el crédito no supera el valor de la vivienda.

Sin embargo, las personas que se subrogan en un préstamo hipotecario quedan eximidas de la obligación de tasar la vivienda. Tampoco es necesaria cuando la cantidad solicitada al banco es inferior -según criterio de la entidad financiera- al valor del inmueble. En este caso, los expertos recomiendan negociar con el banco o caja la posibilidad de obviar la tasación o que ésta corra a cargo de la entidad financiera.

Anuncio patrocinado por Google AdSense:

Sociedades de tasación
Salvo en estos casos, cualquiera que sea capaz de acceder al crédito que las entidades financieras se empeñan en restringir deberá obtener este certificado antes de solicitar el préstamo. La tasación hipotecaria es un trámite obligado por ley y tiene un coste que oscila entre los 250 euros de media que cobran las sociedades de tasación y los 500 exigidos por un agente de la propiedad inmobiliaria (API) colegiado. Estos últimos sólo realizan tasaciones informativas, administrativas y judiciales o valoraciones de mercado (requeridas en asesoramientos, compraventas, constitución o división de sociedades gananciales, herencias y divorcios). Nunca para las hipotecas.

Las sociedades de tasación cobran alrededor del 0,01% más IVA del valor de la vivienda
Tras la regulación del sector en 2003, sólo las sociedades de tasación están autorizadas para realizar este tipo de valoraciones. Cobran alrededor del 0,01% más IVA del valor de la vivienda. Por lo general, entre 250 y 300 euros. E incluso menos. Y es que, en un contexto de reducción de la demanda, las rebajas son una práctica común. Las sociedades comenzaron a ajustar el precio a la baja desde el desplome del sector inmobiliario el pasado año y, según los expertos, los precios todavía no han terminado de caer. Como así manifiesta que algunas tasadoras hayan reducido sus honorarios hasta los 100 euros.

El precio de la tasación se grava de acuerdo al valor de la vivienda, y ronda entre el 0,8 y 1 por mil. La tarifa de una sociedad autorizada con sede en Madrid para un piso situado en el casco urbano de una gran ciudad, cuyo precio de venta es de 200.000 euros, ascendía a 320 euros el pasado mes de febrero.

La horquilla de precios es amplia. Además de ajustarse al bolsillo del consumidor, el sector fija sus tarifas en función del tipo de valoración solicitada (de mercado, hipotecaria, por comparación y de actualización, entre otras). Las más complejas son por lo general las más caras.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *